Angustia 2.0

Atado. Imagen: http://www.san-pablo.com.ar

Atado.
Imagen: http://www.san-pablo.com.ar

Llevo toda la semana angustiado.

Uno de los servidores donde tengo un correo gratuito desde hace muchos años va a cambiar el dominio.

Ahora tengo que recuperar todos los mensajes y hacer copia, redirigir el antiguo correo a otro.

Entretanto, debo notificar a todos mis contactos la nueva situación.

Y verificar todos los lugares en los que estoy registrado con este email y cambiar mi configuración de usuario.

Si este correo lo hubiese usado para ligar a los veinte años, me sentiría liberado sabiendo que el hasta ahora proveedor de Internet borraría de mi caché éxitos y fracasos juveniles.

Pero este correo lo he usado para registrarme en los bancos con los que trabajo y en algunos organismos oficiales.  Tampoco recuerdo todos los contactos que solo tienen esta dirección, con los no he seguido interactuando pero a los que no quiero perder.

Web 2.0 Imagen: http://3.bp.blogspot.com

Web 2.0
Imagen: http://3.bp.blogspot.com

Soy programador, no tengo problemas técnicos a la hora de hacer estos cambios.  Sé perfectamente a qué se refieren cuando en las instrucciones del cambio aparecen palabrejas como SMTP, IMAP, y otros conjuros técnicos.  Y a pesar de todo estoy angustiado.  ¿Y si me dejo algo? ¿Y si falla el nuevo servidor? Me siento como un médico que va a la consulta de un colega suyo para contarle una afección.

Pero no quiero imaginarme como se sentirá aquél usuario con menos conocimientos de informática, siguiendo unas instrucciones paso a paso y en las que debe creer como si fuesen los Diez Mandamientos.  Con el agravante de que el fin del mundo puede sobrevenirle en el momento en que pulse “Aceptar”.  O tal vez no, tal vez la ignorancia de las consecuencias le permita verlo como un trámite sin más.  Y luego los problemas vengan de uno en uno, poco a poco, y los irá solventando.  Puede que algunas de esas catastróficas consecuencias con las que mi mente me tortura ni siquiera ocurran.

Mi entorno me fuerza a estar en el ciberespacio. Imagen: http://eduarea.files.wordpress.com

Mi entorno me fuerza a estar en el ciberespacio.
Imagen: http://eduarea.files.wordpress.com

Independientemente de cómo puedo afrontar esta situación o cual sería la forma de hacerlo, estamos en un mundo cada vez más digital.  Cada día que pasa mi entorno personal; mis amigos se comunican conmigo principalmente por Whatsapp; mi entorno laboral; mis contactos laborales y el justificante de mis honorarios me lo envían por email; mi entorno en general; dependo de Facebook y LinkedIn para mantener el contacto con un montón de personas con las que he estado en algún momento en contacto; y mi relación con la Administración Autonómica y Nacional; me envían mi vida laboral a mi correo, mi declaración de IRPF la gestiono a través de mi móvil; dependen de un identificador (cuenta de email o número de teléfono) que me asigna una empresa privada.

La araña usa su tela para atrapar a sus presas.  Cuanto más luchan por escapar más enredadas quedan. Imagen: http://www.sxc.hu

La araña usa su tela para atrapar a sus presas. Cuanto más luchan por escapar más enredadas quedan.
Imagen: http://www.sxc.hu

Mi libertad de acción depende del capricho, posibilidades y futuras quiebras o fusiones de unas empresas para las que yo soy un número y que en un momento dado pueden chantajearme cobrándome una cuota que a día de hoy no me dijeron que existía.  Y todo mi entorno colabora en atarme a esa realidad.  Es una telaraña que me sujeta y de la que no puedo escapar.

Voy a potenciar más mi dominio privado (qmbecanada.com) por el que pago un dinero; que ya se cuánto me cuesta y que puedo migrar de un proveedor a otro.  No seré más libre, pero la cadena que me ata será más larga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *