Externalización, croquetas y judías

Empezaré por el final, por las judías.

Las judías

Tengo una receta fantásticas para preparar un delicioso plato de judías en menos de un cuarto de hora.

Imagen: http://www.esdemercado.com

Imagen: http://www.esdemercado.com

Ingredientes

Bote de judías precocinadas.

Media cebolla.

300 gramos de jamón curado en daditos.

Aceite.

Agua.

Sal.

Romero, tomillo, laurel, ..

Preparación

En una cacerola hervir una taza de agua con las especias; yo lo hago con romero, tomillo y laurel; y un poco de sal.

En otra cacerola, en la que quepan las judías, cubrir el fondo con aceite y poner a dorar la cebolla y el jamón.

Cuando la cebolla esté dorada, añadir la judías precocinadas.  Previamente las habremos lavado con abundante agua y las habremos dejado escurrir.

Agregamos el agua de la infusión, colada.

Dejamos a fuego medio con la tapa de la cacerola dejando una rendija, durante unos cinco minutos.

Pasado este tiempo, quitamos la tapa y dejamos otros cinco minutos para que reduzca el agua.

Emplatar y servir.

El plato

Es un plato muy rápido de preparar y está delicioso.  Es un plato de subsistencia.  Cuando invito a algún amigo a comer o cenar no le preparo judías.

Podría mejorarlo, usando judías no precocinadas.  Pero esto me supondría más tiempo y molestias.  Además no confío en que el resultado mejorase.

También podría pedir a mi madre que las cocinase ella.  El plato ganaría muchísimo, pero si mi madre es la proveedora de la materia prima fundamental no dudo en que tarde o temprano intentará una OPA hostil para hacerse con el control de mi identidad corporativa.  Mi madre es una mujer maravillosa y encantadora, pero tiene una tendencia, creo que como todas las madres, a controlar un número elevado de acciones en la vida de sus retoños.

Por eso prefiero adquirir las judías precocinadas de un proveedor que pueda sustituir con facilidad.  Un cambio en el sabor o apariencia solo me importará a mí.  No es un producto con el que me identifique de cara a mis amigos.

Las croquetas

Imagen: http://blog.reynogourmet.com

Imagen: http://blog.reynogourmet.com

Esto es diferente.  Hay muchos tipos de croquetas.  La mayoría suelen ser homeopáticas, te dicen que son de jamón y solo lo sabes porque lo pone en la carta del menú.

Las que hago yo no son homeopáticas, son magníficas.  Tengo dos especialidades:  jamón con boletus y marisco con mejillones.

No pondré la receta porque son mi producto estrella.

A mis amigos les encantan.  Si hay algún tipo de celebración ahí estoy yo con mis croquetas.  Creo que siguen siendo mis amigos porque mis croquetas son las mejores.  Los he fidelizado.

Sin embargo su preparación es muy laboriosa.  Cuando acabo, algo más de dos horas en total, hay muchas croquetas.  El sistema de producción me obliga a hacer un número elevado cada vez y esto supone luego un problema de espacio y de tiempo para freír.

Por no hablar de la limpieza.  Hasta el mando del DVD acaba en el lavavajillas.

Los productos son caros, pero de primerísima calidad.

He pensado en múltiples formas de simplificar y abaratar, pero ninguna me convence.

  • Comprar la croquetas precocinadas.  Alienaría la identidad, cualquiera podría comprarlas y yo dejaría se ser el proveedor favorito y exclusivo de croquetas.
  • Comprar algunos de los productos preparados, tal vez la bechamel.  Pero es parte fundamental de la receta.  Estaría en juego mi reputación y condiciona directamente la calidad final del producto.
  • Comprar productos de menor precio:  solo si son de la misma calidad.  He criticado otras croquetas y ahora debo mantener la distancia con la competencia que tanto me ha costado conseguir.
  • Pedir a alguien que las haga con mi receta, ¡¡jamás!!, podría apropiarse de “mi toque secreto” y la fama de mis croquetas caería en picado si otro puede hacerlas igual que yo.

Solo me queda mejorar el sistema de producción.

  • Ensuciar tanto no es normal.  Tengo que ser más cuidadoso con la harina y tener todos los ingredientes en la mesa antes de comenzar la manipulación.  Mejorar el proceso de producción.
  • Antes de empezar a freír, tal vez pueda congelar algunas.  Igual que hacen en los centros comerciales.  Esto me permitirá tener un remanente y no consumir todas innecesariamente.  Almacenaje y gestión de productos semipreparados.
  • Dosificar los eventos y no hacer croquetas si no me lo piden insistentemente.  Debo aumentar el valor de mi producto.  Restringir a un mercado más exclusivo.
  • No comprar más ingredientes de los necesarios.  Cada vez que voy a la charcutería a por jamón, acabo llevando a casa el cerdo entero.  Mejorar el proceso de compras.

Comparativa

Mientras que no tengo ningún problema para hacer un plato de judías, las croquetas son un quebradero de cabeza.

Sin embargo es mi plato estrella.  Invertir en él me acarrea beneficios.  Es mi identidad.  Lo necesito y por eso no puedo dejarlo en manos de nadie.

No es el caso del plato de judías.  Es un plato práctico y necesito que el coste en tiempo y dinero sea el menor.

La externalización

Era otra de las cosas de las que pretendía hablar.

Es algo así como que otro hace algo que luego vas y vendes tú, como si fueras tú el que lo ha hecho.  O algo así.  Creo.

Y debe de tener algunas ventajas y algunos inconvenientes; como casi todo.  Pero para un artículo ya es demasiado.  También lo llaman Outsourcing, que es como si a mis judías las llamase Haricot-Beanning.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *