Los códigos de barras: ¿Cómo son?

Este es el tradicional código de barras que todos conocemos.

Este es el tradicional código de barras que todos conocemos.

Los códigos de barras se crean pintando líneas del mismo color y diferente grosor sobre un fondo de color uniforme y alto contraste cromático.  El más evidente es negro sobre blanco.  El fondo, además, proporciona un margen al conjunto de barras.

Otro código de barras.

Otro código de barras.

De igual manera que existen diferentes alfabetos en la escritura humana existen diferentes tipos de códigos de barras.  Estos son los llamados códigos de barras lineales, como por ejemplo: Code 128, Code 39 (ó 3 de 5) y Codabar.

Código QR, bidimensional.

Código QR, bidimensional.

Estos códigos no pueden almacenar mucha información, así que se ideó un sistema nuevo de código de barras en el que la información se almacena en dos dimensiones.  Y en vez de barras, como unidad de información, se usan cuadrados.  Son los llamados códigos de barras bidimensionales.

El lector de código de barras emite un haz de luz que rebota en el código de barras.  Cuando el haz golpea en el fondo es reflejado con un ángulo y cuando golpea en una barra lo hace con otro ángulo.  Si el contraste de color es alto, la diferencia de ese ángulo es mayor y le es más fácil al escáner distinguir las barras del fondo.

El ángulo cambia dependiendo de si choca con una barra o con un espacio.

El ángulo cambia dependiendo de si choca con una barra o con un espacio.

Otra técnica para leer códigos de barras es la fotográfica.  Es la usada por dispositivos móviles y webcam.  Toman una fotografía y mediante técnicas de OCR, reconocimiento de caracteres, localizan e interpretan el código.

Cada tipo de código de barras tiene una característica que lo hace más apropiado para unos usos u otros.

Los hay que sólo pueden almacenar números, pero lo hacen de forma muy compacta; p.e. Code 128C.  Mientras que otros representan letras y números, pero ocupando un poco más de espacio; p.e.  Code 128A.

Algunos tienen que ser leídos completamente para ser entendidos, esto significa que si el lector no puede interpretar todo el grupo de barras no sabrá que mostrar.  Otros pueden ser leídos parcialmente.

Un buen escaner emite un rayo nítido.

Un buen escaner emite un rayo nítido.

La calidad del lector del código de barras debe ser tenida muy en cuenta.  Un lector de poca calidad apenas tendrá un haz intenso y concentrado a una distancia aceptable.  Por eso no podrá leer ciertos códigos, o si estos son muy largos.  Pues el haz debe hacer un barrido por todo el código de barras.

Un mal escaner difumina el rayo.

Un mal escaner difumina el rayo.

Para inutilizar un código de barras la manera más eficiente es pintar con un rotulador del mismo color que las barras, una línea que oculte alguno de los espacios en el mismo sentido que las barras.

Si se gira un poco el escaner se consigue un efecto similar al de ampliar el código de barras.

Si se gira un poco el escaner se consigue un efecto similar al de ampliar el código de barras.

Si un código de barras es muy pequeño, un truco que a veces funciona para leerlo, es poner el haz en diagonal.  La proporción de barras y espacios aumenta proporcionalmente al ángulo y es como si se ampliase el código de barras.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *