Un almacén es … ¡como un cangrejo!

Imagen: www.iconshock.com

El concepto Almacén Automático o Automatizado está muy extendido en el mundo logístico.  Es la panacea poder trabajar en un almacén altamente automatizado.

Lo contrario, sería un almacén manual.  ¡Pues no! ¡Es un error!

El término “Automatizado” agrupa dos términos:  Mecanizado e Informatizado.

Partamos de un almacén de yesos.  Solo disponen de dos tipos de yeso, uno almacenado a la izquierda del pasillo principal y el otro a la derecha.  Es un producto sin fecha de caducidad.  El almacén es muy pequeño, apenas caben 200 sacos de 25Kg cada uno.

Imagen: www.iconshock.com

Cuando el cliente compra a lo sumo 3 sacos, el encargado coge el saco, se lo echa al hombre y lo lleva a la furgoneta de reparto.  De un vistazo comprueba si tiene que pedir de alguno de los dos tipo.  No cabe duda de que este almacén es totalmente manual.

El negocio ha aumentado, y ahora el almacén dispone de transpaletas para mover los sacos.  La cuenta de la mercancía que hay y que se vende se contabiliza en una libreta.  Ahora el almacén está levemente mecanizado.

Imagen: www.iconshock.com

El negocio sigue creciendo y en él hay varios toros mecánicos, el almacén está mecanizado.

Afortunadamente para el negocio la cantidad de mercancía que mueven es muy alta, y ahora disponen de un puente grúa gestionado por un ordenador que es capaz de extraer un número elevado de sacos y apilarlos adecuadamente sobre un palet.  En este caso el almacén ya está altamente mecanizado.

Partamos de la situación inicial, el almacén totalmente manual.  Como el número de referencias ha crecido, que no el número de sacos almacenados, el encargado usa un ordenador para controlar los pedidos y la mercancía que tiene, el stock.  Este almacén está levemente informatizado.

Poco a poco las referencias son más y se hacen más compleja su gestión.  Y para evitar que el embalaje se deteriore con tiempos de estancia largos en el almacén, el programa informático establece un sistema de extracción FIFO.  Ahora el almacén ya está más informatizado.

Imagen: www.iconshock.com

Al encargado le molesta ir de un sitio para otro cargado con los sacos, y para evitar desplazamientos largos con los sacos sobre las espaldas, el ordenador selecciona donde están los más próximos entre sí, teniendo en cuenta el pedido total.  Además es capaz de hacer pedidos automáticos si el stock es demasiado escaso.  También admite pedidos online.  Ahora el almacén está altamente informatizado.

Para que este almacén esté altamente automatizado deberían darse las dos situaciones descritas; altamente informatizado y altamente automatizado.  Teniendo presente que el software (lo altamente informatizado) controle las máquinas (lo altamente mecanizado).

En este caso el ordenador especializado del puente grúa, que solo es capaz de mover una máquina, estará subyugado a los criterios de otro ordenador que sabe porqué se debe mover.

Grado de automatización de un almacén.
Imagen: http://qmbecanada.com

Por supuesto esto es una simplificación extrema.

Y un almacén altamente automatizado puede estar, suele estar, compuesto por áreas, cada una con un nivel de mecanización diferente, incluso con áreas totalmente manuales en lo que a la manipulación se refiere.

Pero un almacén, si se pretende que funcione, no tendrá diferentes grados de informatización en esas áreas.  Todo el almacén estará controlado igual.

Y es que si comparamos el grado de informatización con un cerebro, que es el que sabe que tiene que hacer; y las máquinas o personas que mueven la mercancía con las articulaciones; que son capaces de mover cosas; nuestro almacén se asemeja a un Cangrejo.  Un único cerebro; diferentes patas, algunas convertidas en pinzas para especializarse en funciones concretas.

Y al igual que un Cangrejo, o cualquier ser que pulula por el planeta, puede tener varias articulaciones, pero un solo cerebro.

Cangrejo: varias articulaciones especializadas, un único cerebro.
Imagen: http://assets2.mi-web.org

Disponer de varios cerebros en un almacén, lo que equivale a diferentes grados de informatización, sin conexión entre ellos, hace que ninguno de ellos sepa lo que hay almacenado y por lo tanto de qué puede disponer.  Porque el almacén virtual, grabado en las bases de datos de los sistemas informáticos, deben ser un reflejo del real que tiene la mercancía en las estanterías.

Volviendo a la disertación inicial, un almacén que no es altamente automatizado, no tiene porque ser totalmente manual, como ocurría en los dos ejemplos intermedios de los cuatro relatados.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *